Nuestro test de reacción alimentaria determina alergias según la IgE y las intolerancias según la IgG4. Este proceso sólo examina las proteínas. Por consiguiente, no se puede investigar una intolerancia a la lactosa, ya que la intolerancia a la lactosa es una intolerancia al azúcar de la leche. La prueba de reacción alimentaria solo examina la alergia a la proteína de la leche. 


La intolerancia a la lactosa se puede determinar con una prueba de aliento durante la cual se analiza la posible producción de metano e hidrógeno. 


Durante la prueba de reacción alimentaria se examina la intolerancia individual al gluten. Sin embargo, también hay que entender que la intolerancia al gluten no es lo mismo que la celiaquía. Si quiere tener un diagnóstico de celiaquía, tendrá que hacerse la prueba de celiaquía. La diferencia simple es que, con la celiaquía, no se tolera el gluten (lo que incluso provoca cambios inflamatorios de la mucosa intestinal), mientras que, en el caso de una intolerancia al gluten, sí se tolera una cierta cantidad de gluten. Durante nuestra prueba de la enfermedad celíaca también necesitamos aumentar la concentración de anticuerpos de la transglutaminasa tisular, cuyo nivel aumenta en la celiaquía.