Si no es posible de otra manera, puede tomar la muestra de sangre por la noche y enviarla al día siguiente. La muestra no debe exponerse a condiciones extremas (heladas o calor). Por supuesto, es mejor enviar la muestra inmediatamente.