Antes de analizar la sangre para la prueba, nuestro equipo de laboratorio verifica el estado de la sangre. No se utilizará sangre hemolítica (sangre coagulada) para la prueba. Nos pondremos en contacto con usted y le enviaremos automáticamente un nuevo kit para que pueda volver a realizar la toma de la muestra de sangre. 


¿Cómo puede la sangre volverse hemolítica? Dos casos son posibles: 


1. El transporte de sangre tardó demasiado o la sangre estuvo expuesta a temperaturas muy altas durante el transporte (en el buzón). 


2. Al tomar la muestra de sangre, se presionó muy fuerte el dedo, de modo que los glóbulos rojos «estallaron» y la sangre se volvió hemolítica. 


¡En cualquier caso, le enviaremos un nuevo kit de pruebas!