La vitamina D es una vitamina liposoluble. Esto tiene sentido porque el cuerpo necesita esta vitamina permanentemente y el depósito de grasa sirve como amortiguador. Además de una variedad de efectos positivos de la vitamina D, no se conocen efectos adversos si no hay sobredosis. 

Sobredosis extrema, es decir, concentraciones en sangre de más de 150 ng/ml de vitamina D, puede causar mareos, vómitos, debilidad muscular, diarrea y eventualmente úlceras gástricas prolongadas. En la vitamina D de cerascreen, a menudo se elige la dosis de 2 cápsulas por día, es decir, 2.000 UI (unidades internacionales) de vitamina D para estabilizar el nivel de vitamina D, por ejemplo, preventiva en los meses de invierno, pero no lo aumenta. 


Es aconsejable controlar el nivel de la vitamina D y hacer que se determine generalmente dos veces al año, ya que la concentración debería disminuir y reajustarse, incluso si la dosis de mantenimiento se toma diariamente durante todo el año.